Cómo un rockero que llevaba 20 años montando coches en una fábrica cambió el chuletón por la lechuga.

¿Un heavy greñudo comiendo lechuga?
Pues va a ser que sí.
Y es que aunque ahora no te lo parezca mirando mi foto, mi corazón alberga el alma de un rockero de los antes, de los que llegan al nirvana escuchando The Final Coutdown y no se quitan la chupa ni para dormir.
En serio, visualizalo:
Un tío duro, amante del rock, vestido de cuero, con las greñas al viento, sentado en una Harley y escuchando Iron Maiden mientras saborea un fabuloso budha bowl compuesto de garbanzos crujientes al curry, ensalada de kale y boniatos al horno, pesto casero y verduras al vapor.
Sé lo que estás pensando.
Que no pega ni con cola.
Pero es que tienes que quitarte de la cabeza la idea de que la alimentación vegana solo encaja con un tipo de gente y que si no eres profesor de yoga o algo así, no conseguirás ser vegano, porque esta idea es falsa.
A los hechos me remito.

Tengo un lema: Comida rica, fácil y rápida para gente vegana.

Olvídate de recetas imposibles, de listas de la compra interminables y de pasar media vida en la cocina.

Se vegano no va de esto, aunque en muchas webs lo parezca.

El secreto para dar el cambio definitivo a tu alimentación es hacerlo cuanto más sencillo mejor sin renunciar al sabor.

Por eso mi cocina se basa en estas 3 premisas:

  1.  Ingredientes básicos y necesarios, nada de 5 tipos de harina para un bizcocho.
  2. Tiempos de elaboración cortos, para que no te pases el día cocinando.
  3. Recetas que cualquiera pueda hacer, desde un principiante hasta un experto cocinero.

Y hablando de principiantes, si no sabes por dónde empezar en el mundo vegano, he creado una guía en la que te explico:

  1.  Cuál es la manera más sencilla y eficaz para organizarte en la cocina sin necesidad de tener un montón de cacharros que apenas utilices
  2. Los ingredientes que nunca faltan en mi nevera y despensa y me solucionan el menú diario en un periquete
  3. Mis tiendas favoritas para comprar productos eco y de calidad (en Barcelona y online)

Y ahora para saciar tu vena cotilla, 7 datos sobre mí que no te dejarán indiferente

  1. Desde bien pequeño estuve en desacuerdo con mi cuerpo. Me sobraban algunos kilos, era raro para comer y malo para gimnasia y los estudios. Esto me ocasionó un complejo de inferioridad e inseguridad que me hizo muy cuesta arriba los primeros años de mi vida.
  2. A los 10 años descubrí el Rock de la mano de un famoso hit llamado “The Final Countdown”. Recuerdo que tenía el cassette grabado y lo pasaba como 3 o 4 veces al día disfrutando al máximo cada melodía de esos greñudos. Esa canción me daba ánimos, fuerza, alegría y positividad. Me hacia volar.
  3. El 1 de Agosto de 1996 entré a trabajar a la fábrica de Seat. Leía libros de Rock, libros de nutrición y aproveche para volver a estudiar y quitarme las espinitas del pasado: Naturopatía, varios cursos y Máster en alimentación vegana y crudivegana, todos ellos relacionado con la alimentación y la salud, unos campos que me apasionaban desde hacía años y sobre los que sigo formándome a día de hoy.
  4. A mis  27 años me emancipé y 3 de mis electrodomésticos estrella que pasaron a formar parte de mi vida de forma automática fueron, la batidora, la licuadora y mi vaporera eléctrica, la cual termine regalando y comprándome una olla de cocción al vapor.
  5. En diciembre de 2015 nació Bio’n’Roll que era la definición perfecta para mi. Este combo de palabras expresaba todas mis emociones y mi recorrido en la vida como ninguno lo podría hacer: alimentación y vida eco + rock.
  6. El 26 de agosto de 2016, cerré un ciclo vital en mi vida. El trabajo que durante 20 años y un mes, me dio sustento ya no me servía y no me hacía feliz. Me despedí de él dándole las gracias, agradeciendo todos y cada uno de los días que pasé en él porque sin él, tampoco hubiera llegado a este punto.
  7. Ahora he encontrado mi misión en la vida, lo que me hace feliz, todo ha cobrado sentido durante los últimos años y no hay marcha atrás. David Aguilar, Cocina vegana rica, fácil y rápida es el resultado de mis emociones y de mi recorrido vital.

Aprende cocina vegana y disfruta de una vida sin gluten, sin lactosa y 100% basada en plantas

La teoría está muy bien, pero cuando más se aprende es cuando te remangas y metes las manos en la masa.

Por eso me encanta hacer talleres presenciales, para enseñarte in situ lo fácil y divertido que es cocinar un menú vegano y lo rico que está al comerlo.

Suscríbete a mi newsletter


Sígueme: